20/07/2021

La Misión de DDHH presentó su informe sobre Colombia

Denuncian que el Estado colombiano debe ser investigado por las desapariciones, homicidios, torturas, tormentos, abusos, persecuciones, amenazas, intimidaciones y otras conductas degradantes e inhumanas


Pablo Garciarena es fiscal auxiliar de la Unidad Fiscal de Derechos Humanos en Mendoza [Descargar]

Ismael Jalil, abogado de CORREPI [Descargar]

Alicia Montoya de la Cooperativa El Álamo de recuperadores urbanos [Descargar]

Marianela Navarro del Frente de Organizaciones en Lucha [Descargar]

Olimpo Cárdenas Delgado referente del Congreso de los Pueblos de Colombia [Descargar]

Jorge Sánchez, Coordinador Político del Consejo Regional Indígena del Cauca [Descargar]

La Mision Colombia arribó en territorio colombiano el pasado 25 de mayo, ante las reiteradas denuncias por violación a los Derechos Humanos desde el inicio del Paro Nacional. Tras 10 días de entrevistas y relevamiento de testimonios en Cali, Medellín, Pereira, Siloé, Yumbo, Timbío, Popayán, Santander de Quilichao y Bogotá (Usme, Ciudad Bolívar, Portal de las Américas, Barrio Kennedy, Engativá, Suba, Soacha, Facatativá, Madrid (Cundinamarca), Teusaquillo, La Caldera y Portal Norte en Usaquén, se elaboró un informe minucioso que visibiliza la violación reiterada a los Derechos Humanos que presentaremos el martes 20 de julio.

 

De la presentación de dicho informe participaron: Pablo Garciarena, que es fiscal auxiliar de la Unidad Fiscal de Derechos Humanos de la Justicia Federal en Mendoza; Ismael Jalil, abogado de CORREPI; Alicia Montoya de la Cooperativa El Álamo de recuperadores urbanos; Marianela Navarro del Frente de Organizaciones en Lucha y representantes de organizaciones colombianas como Olimpo Cárdenas Delgado referente del Congreso de los Pueblos de Colombia y Jorge Sánchez, Coordinador Político del Consejo Regional Indígena del Cauca


PROGRAMA: Radio Sur VIVE

NOTICIAS RELACIONADAS

29/07/2021 | Noticias

Los desafíos de la revolución cubana


28/07/2021 | Noticias

Bolsonaro pierde las calles pero mantiene su rumbo